Archivos Mensuales: enero 2015

La historia del Tío Fermín de Alicún

Hoy he leído, y me he emocionado, como no.. con una bonita historia de amor acaecida en un remoto rincón de Al Andalus en el romántico siglo XIX . Sucedió en un pueblo Serrano del Sur de Jaén, Alicun, por el que han pasado culturas centenarias. Narra como, a uno de aquellos viajeros llegados del Norte, le robo el corazón una andaluza de ojos oscuros y árabes .. Que la disfrutéis

http://www.ideal.es/granada/planes/201501/22/alicun-ortega-fermin-20150119175757.html

Anuncios

Tempus hibernum

Las finas agujas del relente se clavan a través del paño, tal vez no muy grueso.. la música calienta. La melodía perfecta y las notas alocadas que salen de las entrañas del acordeón caldean la gelidez de la tarde en una calle cualquiera. Hasta los oídos poco cultivados saben apreciarlo..

Sólo es posible extraer sonidos maravillosos de las fría madera , del metal . Cuando la música empieza en la lactancia. Las notas alocadas resonarían antaño, igual que ahora, en el campamento nómada, al calor de las hogueras. Acariciaron los oídos de un recién nacido aferrado al pecho que lo alimentaba. Luego vendrían los tímidos acercamientos del niño curioso al músico del campamento , demasiado mayor y demasiado borracho de aguardiente a veces.. Demasiado horror de la gran guerra y de la crueldad vividas, para olvidar.. Arrugas en la piel y el corazón para no hacer otra cosa que tocar al lado de los rescoldos en la noche en vez de dormir. Esa melancolía, esas canciones y melodías en romani al lado del fuego cambian fácilmente la vida de un niño sensible y receptivo.. Le enseñaron mucho más que mil conservatorios y partituras!!
-Este niño vale y tiene el don..
A partir de ahí , una vida accidentada ,como la de su familia pretérita , de aquí para allá .. Las fronteras de las naciones modernas significaron siempre poco para su pueblo.. Idiomas y naciones distintas, pero siempre al lado de la música. Con la melodía del acordeón, de notas enloquecidas y rebeldes, como compañera de aventuras y más desventuras incluso, en las calles de ciudades payas anónimas, todas malditas, todas iguales..

Pero esa libertad de sentarse en cualquier calle, en cualquier rincón urbano, una noche de cualquier estación.. Y al compás de los viandantes que pasan hacer lo que mejor sabe, lo que le enseñaron..
A cambio de unas monedas que se trocarán por leche caliente para sus nietos, o tal vez aguardiente para cerrar heridas.. Y esas melodías acarician los oídos , como lo hicieron con otros muchos antaño, en siglos de vida errante, por la Providencia que así sea , y por mucho!!!

2015/01/img_4765.jpg

Los lugares Comunes

Cuenta la leyenda que existen ciudades , y enclaves mágicos en ellas, donde generaciones de personas vivieron, amaron y murieron unidas a sus rincones más íntimos.
Lugares en los que, en la tardía madrugada, cuando las voces y prisas de los que ahora disfrutan de Sus momentos aún no han llegado, se puede comulgar con esas almas y La Paz que dejaron.
El que ahora disfruta de su momento pasajero , del instante en la eternidad que dura toda vida terrestre, puede extasiarse con la belleza y la serenidad de esos lugares mágicos y antiguos. Y aunque el frío de la helada muerda las prendas de abrigo, y los retazos de piel expuestos, merece la pena aguantar los rigores, para empaparse de esa eternidad, de la inmortalidad de los recovecos mas bellos de la ciudad milenaria.
Después del ensordecedor ruido, del intenso bullicio y el sonido que dejan los seres que habitan este lugar en el día.. En las horas de la madrugada del crudo invierno reina el silencio de las animas, la Paz de los que ya Pasaron y no volverán nunca.. Aunque, tal vez, no se fueron ni se irán del todo y permanecen unidos , indisolubles, a los lugares que habitaron y los vieron gozar, sufrir y vivir.. Así lo siente el caminante que pasa por esas sendas en el presente.

Quien sabe cual es la motivación del Todo? Pero el caso es que aquí estamos, y este hecho implica hacerse determinadas preguntas. Aquí quedan las cuestiones, en estos, los nuestros y Sus Lugares Comunes. Y aquí queda su Belleza..

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/a42/54506257/files/2015/01/img_4619.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/a42/54506257/files/2015/01/img_4620.jpg

<a