Archivos Mensuales: julio 2013

Perla serrana de al-Andalus, la bella Arunda

20130727-073127.jpg

20130727-073235.jpg

20130727-073357.jpg

Anuncios

La señora de Angrois

Aún con la piel de gallina y ni siquiera los 40 grados de ayer me calentaban las entrañas.. Cada día hay una mayor cobertura informativa. Un planeta cada vez más interrelacionado nos permite alegrarnos por las cosas buenas y entristecernos más , por las desgracias, q suceden..

Anteayer se producía una d las mayores tragedias de los ferrocarriles en España. Un atroz accidente ferroviario en la pequeña pedanía de Angrois (Santiago de Compostela) en el día previo a la fiesta grande de Galicia, la del apóstol, patrono de toda España. Un tren atestado de gente q subía para las fiestas, muchos paisanos q iban a ver a sus familiares (pq el pueblo gallego es nómada, y muchos trabajan fuera de su bella tierra), muchos turistas de los cinco continentes q querían conocer las fiestas del apóstol Santiago en su ciudad homónima. Una espantosa tragedia humana, decenas de muertos, heridos muy graves.. y muchas familias rotas q llorarán toda la vida.

La velocidad era excesiva al llegar a esa maldita curva. Los primeros vagones se salieron por el empuje de los 200 Km/h, e hicieron de mortífera rampa para los siguientes.. Un caos de fuego, vagones destrozados y humo sorprendían a los habitantes de Angrois, en ese fatídico anochecer de miércoles.

La reacción de esas sencillas gentes, como otras tantas q puedes encontrar en cualquier rincón de nuestro país, y si me apuráis del planeta, m puso el vello de punta y un nudo en la garganta. La cobertura informativa es, en nuestros tiempos, excelente. A las pocas horas después del accidente circulaba mucha información por las redes sociales, por los canales de televisión y por los medios digitales. Salían imágenes de compostelanos haciendo colas masivas para donar sangre, bomberos q renunciaban a sus vacaciones para ir a ayudar d voluntarios desde donde estuvieran, médicos fuera de servicio q iban corriendo a ofrecerse a los hospitales de Santiago..

Pero lo q me bañó los ojos en lágrimas no fue todo eso, q tb conmueve.. Fue el testimonio de esa señora de unos cincuenta q salió en las noticias explicando el accidente.

Señora normal y corriente, de las q t encuentras cuando vas al supermercado..

La señora se encontraba en su casa, tendiendo la ropa ó haciendo la cena. Lo q hacen las señoras en su casa un día cualquiera (bueno, y afortunadamente cada vez más los señores.. 🙂 cuando escuchó una explosión gigantesca. La buena mujer salió a la calle a ver q pasaba, bajó por el camino a la plaza donde celebran las fiestas del barrio: la de al lado de las vías del tren, y se encontró con que el infierno había llamado a su puerta aquella maldita y horrible tarde. Solo faltaba Satanás como maestro de ceremonias.
Ella, y otras buenas señoras y señores anónimos, d los q uno ve todos los días, vieron un vagón ardiendo y medio despedazado en mitad de su “plaza de las fiestas del barrio”.

Inmediatamente llamaron al 112, algunos de ellos, otros empezaron a tirarse de los pelos (el q tuviera), a gritar y ponerse histéricos. Pero la señora y la mayoria no se podían quedar así mirando, sin más, se acercaron al vagón, sin pensar en q podía estallar, ó en lo q desgraciadamente se iban a encontrar allí , imágenes q no iban a olvidar en su vida, y q nadie tendría q ver jamás..
Y empezaron a sacar a la gente.

En este momento, yo en el sofá viendo el reportaje, la señora relatando impertérrita en la pantalla , como si hablara de las compras q había hecho el día anterior ,como sacaban los heridos, los cadaveres.. me empezó a recorrer un escalofrío. Ese q t da cuando estás ante un hecho extraordinario. Pero la señora seguía hablando tan tranquila.
A continuación dijo: “había q romper los cristales de los vagones para sacar a la gente de dentro, así q como no teníamos herramientas empezamos a golpear los cristales con las manos”.. supongo q alguno tb cogió piedras.

Esa maldita frase fue un torpedo directo a mi alma, el “teníamos q sacarlos” y “empezamos a golpear con las manos los cristales” me hizo empezar a ver a esa mujer como otra cosa. No podía ser una simple señora, cojones! Esa mujer había estao en los Comandos especiales en su juventud!!

O Superwoman se había disfrazado d mujer gallega de mediana edad y había decidido darnos a todos una lección..

Ella no lo dijo, pero tb se supo por las noticias y las imágenes, q algunos d esos vecinos con desprecio del peligro se abalanzaron sobre el resto de los vagones incendiados y descuartizados. Para eso tuvieron q saltar a las vías, cruzando alambradas, sorteando cadáveres desmembrados y otras escenas q es mejor ni imaginar.. Cuando los servicios de emergencia, los profesionales “curtidos” (para “eso” nadie puede estarlo..) llegaron, se encontraron a un pequeño ejército de pobladores de Angrois sacando a gente del tren siniestrado, ayudando a los heridos y a los supervivientes.

Los más organizados fueron , ó mandaron a gente corriendo, a las casas para traer mantas con las q arropar a los heridos, agua, termos con café.. lo q fuera q se les pudiera dar. Mientras los equipos de emergencia encanecían prematuramente, sacando a gente de aquel tren espantoso, ellos pululaban como hormiguitas, dando ánimos, hablando con los desconcertados supervivientes, haciendo de psicólogos, enfermeros improvisados, ayudando a los bomberos, a la policia a hacer frente a aquella horrible tragedia.

Volvamos a la señora.. Ya sabemos q el periodismo es un negocio y q a lo peor al pobre reportero lo habrían echado de haberlo preguntado. Pero yo en su lugar no me habría resistido a preguntarle a esa supermujer, a esa heroína anónima (como otros tantos) q se le había pasado por la cabeza cuando lo hizo.. Todo “aquello” q había hecho. A lo mejor habría contestado: “nada” y entonces sí q me habría matado 🙂

¿Estaría preocupada?, ¿horrorizada?, ¿entristecida?.. ¿Pensando todavía en la cena q había dejado a medio preparar? ¿ó en la ropa arrugada?.. ¿ó el libro a medio leer o el PC encendido? (no soy machista!!! 🙂 Quien lo sabe!! ese tipo de personas extraordinarias deben tener pensamientos sensacionales y distintos!!! ..

Bueno, tal vez no. En realidad no son extraordinarias, son personas tremendamente humanas. Es tanta su humanidad q les rebosa por los cuatros costados y q me llego a mí a través del plasma haciendome llorar, y q de hecho ahora mismo m sigue conmoviendo cuando lo vuelvo a evocar.

Gente como esa señora son los q cada día salvan vidas, hacen un trabajo extraordinario en pro de la sociedad, dan lo mejor de sí mismos en los peores momentos. No es una cirujana, ni una famosa investigadora, ni una prestigiosa abogada.. Ni puta falta q le hace!! Es una señora y con eso va q chuta. Esas señoras, y señores, que existen desde hace miles de años en la especie humana, y son los q nos han ayudado a llegar a lo q somos, sin perder del todo la chispa del interior.

Y Mientras exista gente como esa mujer habrá esperanza, lo sé. Podemos cagarla mucho, de hecho todos los días lo estamos haciendo, pero la gente como ellos q caminan entre nosotros como auténticos elegidos, seres semidivinos, nos salvan del desastre.

Se me acaba d ocurrir una idea. ¿Y si no son solo esos elegidos? ¿y si todos, en el fondo, podemos ser y actuar como esa señora?. Tal vez nuestros miedos irracionales, nuestra ira, envidia, ambición, codicia.. Nos detienen. Pero cuando somos capaces de superarlo: nos convertimos en la señora heróica!!!!!

La verdad es q es maravilloso pensarlo, entonces decididamente la Humanidad tiene futuro, mucho futuro, y podemos conseguir lo q nos propongamos..

Ahora bien, hay un pequeño problema.. Esa señora solo salió unos segundos en la tele, no creo q nadie se llegara siquiera a quedar con su cara. Yo soy muy mal fisonomista y no lo hice.. Lo q más salió en las noticias fueron “cosas” de gente importante: discursos relamidos, sentidos y ceremoniosos pésames etc. “Señores” con traje y corbata, “señoras” con vistosos vestidos, q transmitían sus sentidísimas condolencias a los familiares y las víctimas. Sin haber visto nada y sin haber ayudado nada. Llamadme mal pensado, pero en el fondo: ¿les importará algo? Igual solo piensan en sus próximas campañas electorales ó en sus negocios..

Y como los q realmente controlan al mundo y las masas son estos personajes, y no los heróicos ciudadanos anónimos como la señora y los suyos, poco hay q hacer, D momento..

Aunke en un futuro, kien sabe¿ 😉

Gracias por vuestro tiempo!!!!!!

Postdata..

Muchas gracias por haberlo leído y m siento muy honrado d q os guste. Hace unos días concedieron a estos héroes ciudadanos la medalla d oro d la ciudad d Santiago.. Creo q se merecen un Príncipe de Asturias por su gran hazaña y el ejemplo q suponen para la sociedad civil. Ya hay una campaña para lograr q se lo concedan.

Gracias por vuestro interés y tiempo d lectura y un saludo desde Al Andalus !!!! 🙂

20130714-075742.jpg

Pie de foto: el otro día me contaron una historia acerca de la función de las atalayas , como la que aparece en lo alto del acantilado d la foto.
Siglos XVI, XVII, XVIII. Tiempos de temidas razzias de los piratas berberiscos , moros, en el sur y el levante español.
En estos terribles asaltos los piratas asolaban las poblaciones costeras del viejo al-Andalus, entrando a sangre y fuego, capturando a las hermosas andaluzas para comerciar con ellas y venderlas como esclavas a los sultanes del temible imperio otomano.
Hartos de tanta tropelía, los indignados habitantes de estas poblaciones restauraron las antiguas atalayas moras de los promontorios de la costa accidentada y rocosa.
Cada una con su propio nombre: Rijana, La Perla, Torre Dobla, no siempre lo fue.. En cada una instalaron avezados centinelas que oteaban el mar en busca de flotas sospechosas, o resplandores dudosos en la negrura de la noche . Si avistaban al enemigo daban la alarma encendiendo hogueras en la noche, usando espejos en el día . Señalizando a las Torres próximas mediante el reflejo.. Esta práctica ,muy común en el viejo al-Andalus, alertaba a las milicias , que acudían allá donde se encontrará el peligro con las armas prestas para repeler los bárbaros ataques corsarios. No pocas mujeres se libraron así de ser vendidas como esclavas d los harenes de Estambul..